¿Comienza el Parkinson en el intestino?

¿Comienza el Parkinson en el intestino?

En 1817, el cirujano inglés James Parkinson informó que algunos pacientes con una condición que él denominó “parálisis temblorosa” experimentaron estreñimiento. Desde entonces, los médicos han notado que el estreñimiento es uno de los síntomas más comunes del Parkinson, y aparece en alrededor de la mitad de las personas diagnosticadas con la afección y, a menudo, antes del inicio de las alteraciones relacionadas con el movimiento. Recientemente, las investigaciones se han centrado en la agregación de alfa sinucleína, una proteína que se acumula de manera descontrolada debido a plegamientos inusuales en pacientes con Parkinson. Relacionado con lo anterior, en 2003 Heiko Braak, un neuroanatomista de la Universidad de Ulm en Alemania, y sus colegas propusieron que la enfermedad de Parkinson podría originarse en el intestino en lugar del cerebro. Esta suposición propuesta por Braak se basa en la observación de que en muestras post mortem de pacientes con Parkinson se encontraron acumulaciones de alfa sinucleína (conocidas como cuerpos de Lewis) tanto en el cerebro como en el sistema nervioso gastrointestinal que controla el funcionamiento del intestino. Braak y sus colegas hicieron un esquema de la trayectoria que estos cuerpos de Lewis seguían e identificaron las moléculas de alfa sinucleína con plegamientos deficientes, tienen un efecto patogénico, ya que estas “infectan” a otras moléculas de alfa sinucleína, propiciando la acumulación y formación de cuerpos de Lewis. Por tal motivo, la alfa sinucleína puede causar acumulaciones en su trayecto del sistema nervioso gastrointestinal hacia la médula espinal a través del nervio vago.  

 

A raíz de los estudios previos, se ha propuesto que la inflamación intestinal, posiblemente a partir de microbios intestinales, podría dar lugar a la enfermedad de Parkinson. La última evidencia que apoya esta idea proviene de un gran estudio epidemiológico, en el que Inga Peter, una epidemióloga genética de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, y sus colegas escanearon dos bases de datos médicas estadounidenses para investigar la superposición entre enfermedades inflamatorias del intestino y Parkinson. Su análisis comparó 144,018 individuos con enfermedad de Parkinson o colitis ulcerosa y 720,090 controles sanos. Se encontró que la prevalencia de Parkinson fue 28 por ciento mayor en individuos con enfermedades inflamatorias del intestino que en aquellos del grupo de control, apoyando los hallazgos previos de los mismos investigadores de que los dos trastornos comparten vínculos genéticos. Además, el equipo de investigación descubrió que en las personas que recibieron medicamentos para reducir la inflamación -inhibidores del factor de necrosis tumoral  – la incidencia de la enfermedad neurodegenerativa disminuyó en un 78 por ciento. Este tipo de estudios, diversifican el estudio de las enfermedades neurodegenerativas y propones un nuevo camino para el diseño de tratamientos para estas enfermedades.

 

[2] Kwon Diana. Does Parkinson’s Begin in the Gut?. (May 2018). Scientific american magazine, Neurological Health.

Artículos Relacionados

Escrito por Actipulse | septiembre 4, 2018
Prueba de olfato puede detectar la llegada de Parkinson y Alzheimer
En las pruebas de diagnóstico, el olor deteriorado es uno de los primeros y más comunes síntomas de ambos, y los investigadores esperan que una mejor comprensión mejore los diagnósticos...
Escrito por Actipulse | septiembre 1, 2018
¿El TDAH se asocia con el riesgo de desarrollar Parkinson?
¿El TDAH se asocia con el riesgo de desarrollar Parkinson? ..."Continúan siendo pocos los estudios sobre los  medicamentos y los efectos adversos sobre la salud".  El 11% de los niños...
Escrito por Actipulse | agosto 24, 2018
El Parkinson se puede detectar en la mirada
Reciente investigación de la Universidad de Alicante y científicos de EUA, permite detectar la severidad de la enfermedad de Parkinson Trabajo recién publicado por prestigiosa revista a nivel mundual en...