Atlas de Salud Mental 2020

Ciencia e Investigación

Presentación Atlas Salud Mental 2020

Nos complace presentar el Atlas de Salud Mental 2020. Hace dos décadas, en 2000, la Organización Mundial de la Salud lanzó el Proyecto Atlas para subsanar una carencia de información sobre salud mental. Los objetivos de este proyecto incluían la compilación y difusión de información relevante sobre recursos de salud mental en todos los países.
El Atlas de Salud Mental de la OMS se ha convertido en el recurso más conocido y completo de información sobre recursos de salud mental a nivel mundial.

En concreto, el Atlas de Salud Mental 2020 proporciona valores de referencia para los indicadores y objetivos acordados y actualizados del recién ampliado Plan de Acción Integral de Salud Mental 2013-2030.

Hallazgos Importantes

  • 171 de los 194 Estados Miembros de la OMS (88%) completaron al menos parcialmente el cuestionario del Atlas de Salud Mental 2020; la tasa de presentación superó el 73% en todas las regiones de la OMS.
  • El 31% de los Estados miembros de la OMS recopilan regularmente datos específicos sobre salud mental que abarcan al menos el sector público de su país.
  • El porcentaje de países que declaran no haber compilado datos de salud mental en los últimos dos años ha disminuido del 19% de los países que respondieron en 2014 al 15% de los países que respondieron en 2020.
  • El 76% de los estados miembros pudo informar sobre un conjunto de cinco indicadores seleccionados que abarcaban la política de salud mental, la ley de salud mental, los programas de promoción y prevención, la disponibilidad de servicios y el personal de salud mental. Este
    es un aumento con respecto al 60% de los Estados miembros en 2014.
  • En 2019 se publicaron 64 646 artículos sobre salud mental. El porcentaje global de producción de investigación sobre salud mental en relación con la producción total de investigación fue del 4,6% en 2019.
  • El 75% de los Estados miembros tiene una política o un plan independiente de salud mental, lo que supone un aumento con respecto al 68% de 2014.
  • El 46% de los Estados Miembros de la OMS ha actualizado su política o plan de salud mental y el 27% ha actualizado su ley de salud mental desde 2017.
  • 74 países, equivalentes al 64% de los países que respondieron, o el 39% de los Estados Miembros de la OMS, informaron de la plena armonización de su legislación en materia de salud mental con los instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos.
  • El 45% de los Estados miembros de la OMS informaron de que una autoridad especializada u organismo independiente realiza inspecciones de servicios de salud mental y responde a las quejas sobre violaciones de los derechos humanos.
  • El 21% de los Estados Miembros de la OMS tienen una política o un plan de salud mental que está en proceso de aplicación y es plenamente de salud mental que está en proceso de aplicación y es plenamente compatible con los instrumentos de derechos humanos.
  • El 28% de los Estados Miembros de la OMS tienen una ley de salud mental que está en proceso de aplicación y es plenamente compatible con los instrumentos de derechos humanos. con los instrumentos de derechos humanos.
  • El 76% de los países que respondieron tienen una colaboración formal en curso con al menos un grupo de interesados. Los niveles de colaboración con los usuarios de los servicios y los grupos de defensa de los familiares/cuidadores son bajos (35% de los países que respondieron)
atlas de salud mental 2020

El Atlas también nos habla de los niveles de gasto público en salud mental son bajos (una media mundial del 2,1% del gasto sanitario del gobierno) y son especialmente escasos en los países de ingresos bajos y medios.

El 80% de los países que respondieron informaron de que la atención y el tratamiento de las personas con trastornos mentales graves están de salud mental están incluidos en los planes nacionales de seguro médico o de reembolso y en la cobertura de los servicios de salud mental para pacientes internos y externos.

A nivel mundial, el número medio de trabajadores de salud mental es de 13 por cada 100 000 habitantes y el número medio de camas en hospitales psiquiátricos por cada 100.000 habitantes oscila entre menos de dos en los países de renta baja hasta más de 25 en los países de ingresos altos, según el Atlas de la Salud Mental.

112 países informaron de que, por término medio, existen 0,64 centros de salud mental comunitarios por cada 100 000 habitantes. Hay una gran variación entre los grupos de ingresos, con 0,11 centros por cada 100.000 habitantes en los países de bajos ingresos y 5,1 centros por cada 100.000 habitantes.
de ingresos bajos y 5,1 centros por cada 100.000 habitantes en los países de ingresos altos.

La cobertura de los servicios para la psicosis se estimó en un 29% utilizando los datos de utilización de servicios durante 12 meses recogidos para el para el Atlas de Salud Mental 2020. La cobertura de servicios para la depresión se estimó en un 40% utilizando las Encuestas Mundiales de Salud Mental.

Finalmente, 101 países, lo que equivale al 68% de los países que respondieron, o al 52% de los Estados Miembros de la OMS, tienen al menos dos programas nacionales multisectoriales de promoción y prevención de la salud mental en funcionamiento. Esto supone un aumento desde el 41% de los Estados Miembros en 2014.

De los 420 programas en funcionamiento notificados, el 18% estaban destinados a mejorar la concienciación sobre la salud mental o a combatir el estigma, el 17% eran programas de prevención y promoción de la salud mental en las escuelas y el 15% estaban dirigidos a la prevención del suicidio.

La tasa mundial de suicidio estandarizada por edad en 2019 se estimó en 9,0 por cada 100 000 habitantes. Esto representa una reducción del 10% en la tasa de suicidio desde la referencia de 2013, que era de 10 por cada 100 000 habitantes.

El Atlas de la Salud Mental es un recurso que nos permite analizar el cambio que se está llevando a cabo en la salud mental mundial y en la forma en que se está abordando.

Fuentes Consultadas

https://www.who.int/publications/i/item/9789240036703