Adicción al sexo | Factores que indican un desorden sexual

Ciencia e Investigación

Conoce los indicadores que influyen en la adicción al sexo.

El desorden hipersexual o adicción al sexo se caracteriza por una preocupación sobre el sexo que se presenta a través de fantasías continuas, deseos y comportamientos sexuales que no se pueden detener; produciendo dificultades para llevar a cabo la vida diaria.

A pesar de que se desconocen las causas exactas de este tipo de comportamiento, algunos factores que pueden influir en la aparición de esta patología son; desbalances en el funcionamiento químico cerebral, cambios en las conexiones cerebrales y la existencia de otras enfermedades que produzcan daño cerebral. 

“Algunos factores que pueden influir su aparición son; desbalances en el funcionamiento de las conexiones cerebrales”

Actualmente, este trastorno hipersexual o adicción al sexo puede tratarse a través de inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina, anti hormonales y otros medicamentos que reducen el comportamiento sexual. Además – en conjunto con estos tratamientos -, se puede utilizar terapia psicológica y terapia convulsiva; sin embargo, existe poca evidencia de su efectividad. 

Evidencia clínica

En un artículo publicado por Tripathi y cols. en 2016, se propone a la Estimulación Magnética Transcraneal como una opción de tratamiento para adicción al sexo.

En el caso de un hombre de 29 años con deseos y comportamientos sexuales intensos que permanecieron durante 15 años. El paciente había sido tratado por distintos profesionales de la salud con múltiples fármacos, intervenciones psicológicas y terapia electroconvulsiva con poca mejora, por lo que se decidió utilizar estimulación magnética transcraneal repetitiva basándose en los buenos resultados que se han encontrado en trastorno obsesivo compulsivo, una patología similar en cuanto a su sintomatología. 

El paciente mostró una mejora gradual de los síntomas, logrando un mejor control sobre sus pensamientos y deseos sexuales, así como la reducción en la frecuencia de la masturbación.

La terapia con estimulación magnética transcraneal fue aplicada durante 22 sesiones en un periodo de 4 semanas sobre el área motora suplementaria teniendo una mejora gradual de los síntomas, logrando un mejor control sobre sus pensamientos y deseos sexuales, así como la reducción en la frecuencia de la masturbación y en comportamientos sexuales compulsivos; mejoras que se mantuvieron durante 3 meses después del tratamiento, ayudando a que retomara sus actividades laborales diarias y mejorando su calidad de vida.

Este tipo de investigaciones muestran la eficacia de la TMS como alternativa en el tratamiento de diversos desórdenes psiquiátricos, incluso cuando se observa poca efectividad del tratamiento convencional, como lo puede ser la adicción al sexo, patología que no es tratada con frecuencia y que todavía se enfrenta a ciertos tabúes por parte de la sociedad en general, evitando la investigación a profundidad y la aplicación de nuevas formas de tratamiento. 


Fuentes Consultadas

Mayo Foundation for Medical Education and Research (2019). Conducta sexual compulsiva [online]. 

Tripathi, A., Singh, A., Singh, H., & Kar, S. K. (2016). Successful use of transcranial magnetic stimulation in difficult to treat hypersexual disorder. Journal of human reproductive sciences9(3), 207–209. doi:10.4103/0974-1208.192074